Clovis Toullet es el apicultor al cargo de la plataforma de monitorización ECOBEE, un observatorio de colonias de abejas melíferas en un paisaje abierto. Aquí nos explica en qué consiste su trabajo y la monitorización de las abejas melíferas en la Zone atelier Plaine & Val de Sèvre (ZA-PVS), en Francia

La unidad APIS perteneciente al INRA participa en la plataforma  ECOBEE el proyecto Poll-Ole-Gi. Cada año se seleccionan 10 puntos al azar de entre 50 para su análisis en la ZA-PVS.

Este observatorio se lleva a cabo todos los años en 50 colonias de abejas melíferas desperdigadas por la zona. El objeto es estudiar el desarrollo y la salud de las colonias dependiendo de las características medioambientales (paisajes, prácticas agrícolas o especies de plantas actuales).

¿Cuál es su papel en Poll-Ole-Gi?

Soy uno de los apicultores pertenecientes a la unidad APIS del Inra le Magneraud. He sido responsable de Ecobee desde 2008 y cuido de un grupo de cien colonias. Proporciono datos obtenidos mediante una serie de observaciones y gestión apicultora.

Sin embargo, no soy el único que participa en este observatorio. En nuestra unidad, la recopilación de datos es una tarea colectiva y cada miembro colaborador del equipo tiene un papel: registro, metrología, sampleo, análisis del polen (recogido en trampas) y mediciones en colmenas en las que trabajo de forma directa.

¿Cuándo se comienza la temporada apicultora?

En enero comienzo la prospección en algunos campos en cuanto se seleccionan los 10 puntos al azar por parte de los gerentes del observatorio. Llevo desde 2008 creando una red y siempre que es posible, contacto directamente con los propietarios de las tierras. Cuando no conozco a nadie en el área hago averiguaciones en el registro de la propiedad del ayuntamiento.

Mientras tanto, durante este periodo, me dispongo a instalar apiarios y selecciono las colonias más fuertes. Las clasifico según su potencial para crear distintos apiarios e intento repetir las observaciones en las colonias de años anteriores tan a menudo como puedo. El experimento ECOBEE comienza en febrero cuando empezamos a tener buen tiempo para las visitas primaverales.

¿Qué es lo importante para la localización de los apiarios?

En el protocolo de monitorización los apiarios son permanentes y deben emplazarse en el centro del punto a analizar. Para conseguir un desarrollo sano de las colonias me aseguro de que haya equilibrio entre el bienestar de las abejas y el fácil proceso en las mediciones (protección del viento, temperatura…). La protección del viento es esencial para el vuelo de las abejas recolectoras pero también para la recopilación de datos (los paneles se cuelgan durante el proceso de pesado).

¿Qué datos se recogen en las colonias?

Pesamos los paneles con y sin abejas, medimos la elipse de las crías y su nivel de cobertura, contamos las varroas en las especies adultas y finalmente recopilamos datos a partir de los sensores termo-higro. En cada visita evalúo la fuerza de las colonias y compruebo y etiqueto a las reinas, observo la postura de huevos y las condiciones sanitarias. La intervención en las colmenas se registra primero en un cuaderno de seguimiento y después en un ordenador. En mi trabajo la habilidad de observación y la adaptación son componentes esenciales. Dependemos de los horarios y de las condiciones atmosféricas para las mediciones, por ello debemos adaptarnos todo lo que podamos al ritmo de las colonias.

Las colonias deben mantener un adecuado nivel de supervivencia y de estado de salud para garantizar los experimentos. Es más fácil comparar colonias sanas así que intentamos contar con grupos homogéneos para evitar variaciones demasiado altas en el estado de las colonias.

¿Cómo gestiona el reemplazo de las colonias?

Obtenemos mediciones de 30 colonias de abejas de las 50 presentes en la  ZA-PVS. Debemos detener todas las mediciones cuando las colonias pierden a su reina. En ese caso trabajamos en el control de las colmenas que están cercanas a las otras, pero este proceso puede suponer un cambio grande. Aseguramos los reemplazos por divisiones de colonias y desde 2014 hemos llevado a cabo la cría de reinas desde nuestra propia reserva. Las colonias de reinas ECOBEE proceden, bien de un reemplazo natural de la reina o de la cría de reinas en celdas.

¿Tienen producción de miel?

Como investigador, solo recolecto miel si no afecta a los principales objetivos de la monitorización, como son la supervivencia y las condiciones sanitarias. Por eso no estimulo a las colonias con jarabe. Por otro lado, fabrico miel en casa con mis propias colonias.

Durante la temporada apicultora, las abejas toman néctar y polen de las plantas que encuentran a su alrededor y prefiero que consuman su propia miel. Esta técnica es también buena para renovar los paneles cuando están viejos. En temporada de frío puedo darles jarabe o azúcar candi pero si no lo necesitan no les doy nada. También adapto el volumen de la colmena a la fuerza de la colonia con separadores.

¿Cuál es la producción normal de miel en su territorio?

Hay dos fuentes de producción de miel específicas en esta zona: una procede de la colza y la otra del girasol. En nuestra región el girasol es una fuente de miel clave para la apicultura. La colza no produce miel todos los años, las condiciones atmosféricas pueden ser idóneas pero la abundancia de néctar en esta planta es otra historia. Además, el florecimiento de la colza se produce temprano en esta estación y es una época en la que están aún creciendo las abejas melíferas.

Share
This